El test de Bechdel que suspenden la mayoría de películas

Seguramente piensas que tu película favorita no tiene un discurso machista. Sin embargo, eso podría cambiar si la sometes al test de Bechdel.  Alison Bechdel es una de las activistas más importantes de los Estados Unidos en materia de igualdad de las últimas décadas. Su carrera como guionista de cómics y tiras cómicas ha dado la vuelta al mundo gracias al mensaje transgresor y de igualdad que transmite.

En 1985, Bechdel publicó una serie de historias llamada  Dykes to Watch Out For. En ella se recogían un conjunto reglas que cualquier película debía cumplir para no ser considerada machista. Por eso la publicación también fue conocida como The Rule. Estas reglas, finalmente, se han consolidado en el activismo feminista, conocidas como “test de Bechdel”.

El cuestionario consta de tres simples y sencillas condiciones. A simple vista pensarás que todas las películas las cumplen, sin embargo la triste realidad no es esa. Piensa en tu película favorita y pregúntate lo siguiente:

¿Existen al menos dos personajes femeninos?

¿Tienen ambos personajes nombre propio?

¿Mantienen en algún momento una conversación entre ellas?

¿La conversación gira en torno a un hombre?

La película que has elegido no tendrá un discurso machista siempre que existan dos mujeres con nombre propio que hablen entre ellas sobre cualquier tema no relacionado con un hombre. Parece fácil, pero ¿ha superado tu cinta favorita este test? Tristemente, lo más probable es que no.

Grandes clásicos como El Padrino, Star Wars, Pulp Fiction, Vértigo o Desayuno con Diamantes no lo superan ni de lejos. Pero no solo suspende el cine clásico. Puedes creer que en la sociedad de hoy el séptimo arte ha avanzado lo suficiente como para establecer en sus guiones un discurso igualitario. Lo cierto es que no. Entre los grandes éxitos del siglo XXI, películas como Avatar, Piratas del Caribe, El Señor de los Anillos o Harry Potter, suspenden.

Deja un comentario