Albert Castillón: »Nuestros actos profesionales influyen en miles de personas»

· ANDREA FARNÓS | Madrid ·

albertAlbert Castillón, conocido televisivamente por su co-presentación matinal diaria con la periodista Susanna Griso en el programa de ‘Espejo Público’ (A3), esconde detrás una larga y fascinante trayectoria profesional que a más de uno le sorprendería. Desde la temprana edad de 13 años, Castillón comenzó escribiendo artículos para prensa y  a los 16 colaboraba ya en programas radiofónicos. El periodista ha trabajado de la mano de Luis del Olmo, Andrés Caparrós, Joaquín Soler Serrano y Toni Guerrero; además, actualmente publica artículos de opinión en ‘La Vanguardia’ . Por todo ello ha recibido importantes galardones como el Premio Ondas al mejor programa de Radio Nacional por ‘Tarde de Todos’, El Micrófono de Plata al mejor programa de radio por “La Ciutat de Tots”, Premio Zapping al mejor programa de televisión local, Antena de Oro por ‘Castillón en Compañía’ al mejor programa de televisión y, por último, Antena de Plata a el programa de ‘El Barómetro’ en RadioIntereconomía. En el terreno literario, Albert Castillón ha publicado ‘El libro negro de las mafias’ y ‘Top Secret’.

Pregunta: ¿Cuáles diría que son la mayor ventaja y el mayor inconveniente de su profesión?

Respuesta: La mayor ventaja es, que a pesar de la mala imagen que en ocasiones tiene la prensa, radio y televisión, sigue siendo una profesión respetada y con prestigio social. Aunque sea mínimamente, nuestros actos profesionales influyen en miles de personas, eso es lo positivo. El inconveniente, entre otros, es que esa opinión se “compra” en grupos periodísticos en los que el margen de opinión propia es muy pequeño y  te obligan a tener una línea editorial de grupo. Además nuestra profesión esta mayoritariamente mal pagada y con muchos compañeros realizando otros empleos por falta de posibilidades.

P: ¿Les gustaría que sus hijos se dedicaran al mundo del periodismo?

R:Si puede ser no, porque yo he conseguido cierto nivel de popularidad y por lo tanto a mis hijos inevitablemente les compararían conmigo, eso es empezar con desventaja. Creo firmemente que la vocación hay que dirigirla un poco para que no falte el empleo.

P: ¿Fue el periodismo su vocación desde niño?

R: No, en mi caso quería y quiero todavía ser escritor, aunque tengo recuerdos con 10 años entrevistando a mi abuelo y con 13 ya publicaba artículos de opinión en prensa infantil.

P: Se dice que los periodistas viven con un estrés constante, ¿es eso cierto?

R: No, el estrés lo creamos nosotros independientemente de la profesión que tengamos. Si es cierto que obliga a estar pegado a la actualidad 24 horas al día y saber los contenidos de interés que importan a la sociedad con antelación. 

cita3P: ¿En que medio se siente más cómodo, en la radio o en la televisión?

R: Sin duda en la radio, aunque compagino los tres medios prensa, radio y televisión desde siempre. Donde creo que soy más eficiente y me siento mejor es en la radio, la televisión tiene mucho de espectáculo aunque ofrezcas información, últimamente me interesan mucho más los blogs y diarios digitales en los que colaboro, que la prensa escrita.

P: ¿Alguna vez en televisión se ha visto obligado a decir algo con lo que no estaba de acuerdo?

R: No, pero a morderme la lengua constantemente. En ocasiones he recibido ordenes por el pinganillo en televisión que me he negado a obedecer y luego he discutido con la dirección. Callarme preguntas u opiniones porque podían perjudicar al programa o a la cadena donde trabajo sí me sucede habitualmente. Soy demasiado vehemente en ocasiones.

P: El caso Malaya fue un tema muy polémico que usted destapó con su obra ‘El libro negro de las mafias’, ¿cuánto tiempo de investigación hay detrás de todo esto?

R: Hay que ser justos y quienes denunciaron casi en soledad el caso Malaya fueron grupos ecologistas, como Ecologistas en Acción, por los desmanes urbanísticos que se hicieron en Marbella. Después, magníficos abogados y vecinos valientes que se enfrentaron al poder y algún periodista local que no estaba comprado con los sobres de dinero o la publicidad institucional. Yo solo ayude a divulgar en toda España lo que allí sucedía desde hacía décadas. Llamar a Jesus Gil mafioso me trajo algunos disgustos, todavía hoy sus hijos gozan de muchos privilegios y poder. Detrás de ese libro existen un par de años de trabajo e investigación.


P: Usted publica semanalmente en un blog de la Vanguardia de manera muy crítica, ¿alguna vez le ha puesto el medio alguna pega con esto?¿se le ha denegado alguna vez una publicación?

R: Estoy orgulloso porque en los muchos años que llevo con ese blog jamás me han pedido que rectificara una palabra. Otros medios escritos sí. Cuando publicaba artículos de opinión para El Mundo tuve algunos problemas. Recuerdo un sábado, jornada de reflexión antes de unas elecciones generales, que publique un artículo titulado “Votar en blanco”, me hicieron cambiar el título por si influía en el votante y buenamente lo acepté. Lo terrible fue que ese sábado unas páginas después de mi artículo ellos publicaron a dos páginas una entrevista con el candidato Mariano Rajoy, en plena jornada de reflexión. Me sentí estafado.

P: ¿De cuál de sus premios se siente más orgulloso?

R: Por su divulgación nacional e internacional con el Premio Ondas al mejor programa de radio. Fue por una locura de programa que hice muchos años en Catalunya por las tardes y que barría en audiencia a todas las demás cadenas. Aunque el premio que más veces he recibido es la Antena de Oro, una por la radio y otra por la televisión.  He sido muy afortunado con los premios.

citaalbertbuenaP: ¿Cómo diría que ha evolucionado el periodismo en España desde sus inicios en la profesión hasta ahora?

R: Yo soy hijo de la transición, nací en dictadura, me hice periodista en democracia y añoro la libertad que se respiraba en el periodismo aquellos años, antes sabías donde estaba el enemigo, hoy no es fácil distinguir. Debemos reconocer que nos hemos prostituido un poco por dinero y que los índices de audiencia han ganado la batalla a la calidad. Hoy hacemos un periodismo más de fast-food, de 140 caracteres, sin reflexión. Hemos perdido profesionalmente el prestigio de aquellos años pero el mundo digital está volviendo poco a poco la dignidad a la profesión. Lo que no ha cambiado ni entonces ni ahora es que los colegios profesionales siguen siendo muy inútiles, al igual que las facultades de periodismo donde no se enseña este trabajo.


P: Si tuviera que quedarse únicamente con uno, ¿con qué compañer@ de profesión con el que haya trabajado hasta ahora se ha sentido más cómodo?

R: En radio sin duda con Luis del Olmo, ha sido mi maestro y es mi amigo, cada mañana se levantaba a las 5 h. con energías renovadas. En televisión sin duda con Susana Griso, cada día me enseña a manejar los sentimientos y el lenguaje mirando a un cristal negro, la cámara, y no es fácil concentrarse así tantas horas comunicando a millones de personas.

P: ¿Cuál ha sido su entrevista más complicada?

R: En radio las muchas entrevistas que hice a Ramón Sampedro, el hombre que más luchó en este país para morir
dignamente hasta que lo consiguió y se quitó la vida. En televisión la muchas entrevistas a Jose Maria Ruiz Mateos, con el que tenía buena relación y se rompió tras su estafa de Nueva Rumasa.

citaalbert2

P: Todo periodista ha tenido sus previos referentes de profesión, ¿cuáles fueron los suyos?

R: Yo me he criado escuchando la radio, he tenido la suerte de trabajar y ser amigo de mi referente, yo escuchaba siendo niño a Luis del Olmo. En televisión no fue así, me hubiese gustado mucho trabajar con Jesús Hermida o con la Mercedes Milá de entonces.

Deja una respuesta