▶ Ana Sola, Erasmus en Suecia: ‘La entrada a bares por ser español está denegada’


ROBERTO MACEDONIO
| Madrid

Ana Sola es una estudiante madrileña con beca Erasmus en Suecia. Durante un viaje a Toulouse, en el que viví en primera persona la xenofobia hacia españoles en Francia, algo muy desagradable, ella fue testigo y víctima a la vez. Sin embargo, hubo algo me llamó la atención: no le sorprendió el desprecio con el que fuimos tratados. Desde Suecia nos cuenta cómo sufre la exclusión frecuentemente por ser del sur de Europa. Puedes leer o escuchar la entrevista.

Pregunta: Nos conocimos en Toulouse, ¿qué te pasó allí?

Respuesta: En Toulouse por ser españoles se comportaron de forma muy racista con nosotros, algo que no entendíamos. Decíamos: somos españoles, somos europeos, ¿por qué nos están desplazando? Pero durante mi estancia en Suecia yo ya me di cuenta de que eso es algo muy normal, ya estoy acostumbrada.

P: ¿Por qué acostumbrada?

R: La entrada a bares y discotecas solo por ser español aquí está denegada, aunque estés perfectamente, te ponen excusas como que vas borracho.

sin-titulo

P: ¿Cuál ha sido tu experiencia más radical en Suecia?

R: Que te digan: aquí no entras porque eres del sur de Europa. No lo entiendes habiendo vivido toda la vida en España acostumbrada a ver el racismo desde otra perspectiva, quizá la de sin querer, ser tú el racista sin darte cuenta. Lo vives desde el otro lado, que sean racistas contigo.

P: Llegaste incluso a llamar a la policía

R: Si, pero el problema de Suecia es que un portero de discoteca tiene más poder que la propia policía. El portero dijo que no entrábamos y no entramos. Además era una discoteca dentro del campus universitario, y nosotros pagamos nuestro carné universitario. Es muy injusto.

P: ¿A veces ejercemos el racismo sin darnos cuenta?

R: Claro. Yo no me considero una persona racista, no lo soy, Pero a veces si te dan a elegir entre un español o alguien de otra nacionalidad, al final sin darte cuenta seguramente elijas al español.

P: ¿Ellos no se dan cuenta?

R: Claro. No creo que se den cuenta. Igual que a lo mejor yo tampoco me doy cuenta de “microracismos” que cometo en mi día a día.

P: ¿Alguna vez has salido con miedo?

R: Nunca. En ese aspecto de ir a tocarte, nunca, para nada he temido.

P: ¿Te has encontrado con compañeros en clase que no se han querido poner contigo en trabajos porque decían que, al ser española, ibas a ser una vaga?

R: Sí. Vagos los españoles, los griegos… Ya te digo el sur de Europa, que según ellos funcionamos mal.

P: ¿Qué tipo de persona te excluía?

R: Gente joven supuestamente de mente abierta. 20 años. En un país como Suecia en teoría tan avanzado.

sin-titulo

P: ¿Cómo reaccionas?

R: Al principio con enfado. Pero tampoco te vas a revelar contra el mundo. Intentas llevarlo lo mejor posible. A veces me decían: “oye pues para ser española no lo haces tan mal”.

P: Cuando viene a España turismo noreuropeo, ¿lo recibes con los brazos abiertos?

R: Sí. Aunque lo que más rabia me da es que no nos dejan a nosotros casi ni estar en su país, pero luego ellos vienen a España a hacer lo que no hacen allí.

P: ¿Qué hacen aquí que no hagan allí?

R: Vienen a divertirse y a vacaciones de no gastarse dinero. De beber cerveza barata y vino tinto. Que está bien, pero es un turismo que tampoco da tanto dinero. Tenemos que tener a policía y servicios médicos para atender sus comas etílicos. Mientras que yo por ejemplo en Suecia no he conocido a ningún español al que le haya dado un coma etílico.

sin-tituloP ¿Hay una crisis de valores en Europa?

R: Sí. Europa se está volviendo loca. Muy racista. Lo ha demostrado el Brexit, el referéndum de Italia, en EEUU Donald Trump. No se que está pasando, pero de ser un mundo muy abierto mentalmente parecemos estar volviendo hacia atrás.

P: ¿Una solución?

R: Todo el mundo debería viajar y ver mundo para ser capaz de abrirse hacia todos. Después de todo esto, a mi no me sale ser racista.

One Reply to “▶ Ana Sola, Erasmus en Suecia: ‘La entrada a bares por ser español está denegada’”

  1. El racismo es moneda corriente en España, sobretodo con los sudamericanos. No importa si eres un delincuente, un traficante o una persona con estudios y masters a tus espaldas. Lo llevas en la cara, en tu cv, en el sitio donde estudiaste tu carrera. Siento lo que te pasó en Suecia, pero también siento decirte que en tu país pasa exactamente lo mismo. La única diferencia entre Suecia y España es que esta vez te tocó a ti.

Deja un comentario