El espejo de Kreplak

ANDREA FARNÓS | Buenos Aires ·

Inés Kreplak lo ha conseguido. Entrelazar variadas temáticas, priorizar la importancia de la mujer independiente, eliminar la prosa elitista y enamorar al lector. Con su primera novela, Confluencia, Inés relata la historia de una joven que, entre sucesos pasados y presentes, trata de encontrarse así misma a través de la escritura y las nuevas formas de vida. La protagonista se sumerge en el Delta del Tigre para indagar sobre aquellos que decidieron huir de la ciudad que no duerme; Buenos Aires, y mimetizarse con aquello que nos ha sido regalado: la naturaleza en su máximo esplendor.

Si bien sabemos que los tiempos están cambiando, Confluencia es el claro ejemplo de la mujer independiente y autosuficiente. Malena, con un papel principal en la novela, demuestra de forma sencilla y sin tapujos el día a día que la acompaña en su tranquila estancia en Tigre. “Quiero ayudar a reflejar la importancia de la mujer”, contaba la autora a los alumnos de la titulación de Periodismo de la UCA.

La novela no es más que la evidencia de las nuevas formas de prosa a las que se ataña el siglo XXI: una escritura libre de parafernalias y dispuesta a ser leída por cualquier interesado sin la necesidad de ser un erudito (característica que admiro y comparto). Con esto, los pasajes de flashback que encontramos podríamos enmarcarlos en una especia de retrospección de la propia autora. Darse a conocer disimuladamente, bajo un personaje de novela. Explica, con detalle, lo que supone para ella convivir a diario con esclerosis múltiple. Así, el lector se acerca un poco más a las dificultades que los que padecen de esta enfermedad deben asumir en su vida cotidiana.

Otro rasgo a destacar de la obra es la forma en la que ha sido trasladada al papel. Alejándose de las antiguas editoriales tradicionales, centradas en la publicación de maestros clásicos de la literatura o escritores de renombre, Alto Pogo se caracteriza por la oportunidad que ofrece a las nuevas caras de las letras. El manejo excepcional de la palabra de Kreplak llamó la atención de esta editorial independiente que busca expandir a los nóveles escritores. Una manera de repartir arte sin necesidad de tener un apellido conocido.

En resumen, Confluencia es un libro para disfrutar.  Sentarse a leer de forma sencilla, con ganas de continuar otro capítulo más, dispuesto a conocer cada una de las historias que Inés nos guarda preparadas: una visión del mundo real que en ocasiones es cegado; la presencia de la mujer en cada ámbito social y cultural, la exaltación de la naturaleza, la dificultad de los enfermos de esclerosis múltiple y la constancia de la protagonista de conocer nuevas formas de vida.

Deja un comentario