Gustavo Dudamel: «Dirigir en el Teatro Real ha sido muy especial»

· ROBERTO MACEDONIO | Madrid ·

Gustavo Dudamel dirigiendo a la Orquesta Filarmónica de Viena en el Teatro Real. Fotografía: Javier del Real.

Varios medios de comunicación, entre ellos Conciencia Cultural , esperaban en la novena planta del Teatro Real al director de orquesta Gustavo Dudamel. A 20 minutos de comenzar el concierto de la Orquesta Filarmónica de Viena, el maestro venezolano apareció en la sala disculpándose por su retraso: «perdón, acabo de salir del ensayo». Sonriente, posó ante el photocall para los fotógrafos y, enseguida, comenzaron las preguntas. Es impensable que un director de orquesta conceda entrevistas minutos antes de dar un gran concierto, pero Gustavo Dudamel, que volvió a demostrar ser un genio, respondió con calma a todas las preguntas antes incluso de engalanarse para alzar su batuta por primera vez en el coliseo madrileño.


“El programa tiene algo de ecléctico porque no hay una relación entre las obras, una de Mahler, inconclusa pero de una belleza infinita como es el Adagio de la décima sinfonía junto a una obra emblemática como la Sinfonía Fantástica de Berlioz ”Son palabras de Gustavo Dudamel, el director más joven en conducir el tradicional concierto de Año Nuevo de Viena, muy pocos minutos antes de dirigir a la Filarmónica de Viena y poner el broche de oro a la V Edición del festival Formentor Sunset Classics en una coproducción con el Teatro Real.

El maestro y la legendaria agrupación han interpretado esas dos obras verdaderamente revolucionarias de su tiempo. Sobre el concierto, Gustavo Dudamel ha comentado que venir con la Filarmónica de Viena a Madrid «es maravilloso, pues es un orquesta con la que tengo una dilatada relación, a pesar de que me puedan ver joven llevo ya más 10 años trabajando con ellos”.

Gustavo Dudamel. Fotografía: Mark Hanauer.

Preguntado por Conciencia Cultural  sobre sus sensaciones al dirigir por primera vez en el coliseo madrileño, aseguró para este medio que fue «muy especial». La respuesta la dio basándose en el ensayo general, por lo que matizó que todo «va a cambiar con el público, no solo acústica y técnicamente; también la energía». Habló de la adrenalina que se provoca al producirse la «interacción entre el público y la orquesta y, en el medio estoy yo nadando entre esas energías» concluyó bromeando.

«Solo hace unos minutos desde que he estado por primera vez en el escenario del Teatro Real», decía Gustavo Dudamel. Además, debutar aquí con la Filarmónica de Viena lo considera muy emocionante, puesto que es «una institución de gran tradición en la música clásica, una de las grandes orquestas». Para él todo esto «es un privilegio»; también para su público, del que espera «que lo disfruten».

Aunque Dudamel nunca había pisado hasta este sábado el Real, ya había dirigido en anteriores ocasiones para la capital española, por lo que el público madrileño le resulta familiar y «maravilloso». De él cree además que es «muy receptivo y conocedor».

Deja un comentario