#HACIENDOBARRIO en la Despensa Solidaria de Carabanchel: «El sistema siempre se quiebra por el lado más débil»

ANDREA FARNÓS | Madrid

Seguimos #HACIENDOBARRIO. Desde el estallido de la crisis del Coronavirus en España, las Asociaciones de Vecinos y Despensas solidarias han triplicado sus actividades alimenticias para abastecer a cuantas más familias posibles. Otras han surgido a raíz de la pandemia. Solo en el barrio madrileño de Malasaña se repartieron más de 8.000 kilos de comida en el mes de mayo y la CuBa de Lavapiés (Cuidando del Barrio) recurrió al Teatro del Barrio para almacenar los alimentos. Madrid ha pasado y pasa hambre. Sus ciudadanos han adoptado el papel que deberían haber tomado las instituciones. La cara amable del mundo ha aparecido en las comunidades vecinales.

En Carabanchel tampoco se han quedado atrás. La Despensa Solidaria es un grupo de personas unidas y autogestionadas. Igual que se unieron para frenar los desahucios y montar una asamblea de vivienda de Carabanchel; y de la misma forma en que formaron ADELA, el grupo de Autodefensa Laboral en lucha contra la precariedad.

Hoy hablamos con Javier Rico, miembro de la Despensa Solidaria de Carabanchel. «Nos gusta recalcar que las necesidades alimentarias y otros derechos esenciales están ahí desde siempre, pero con determinadas crisis se agudiza», explica Javier. La desigualdad y la malnutrición existen y el COVID19 solo ha aumentado las cifras. Por ello, el origen de esta despensa se remonta a una red de derechos sociales dentro de la Asamblea Popular de Carabanchel del 15M. «Empezamos en 2012-2013 y hemos tenido picos de reparto de cestas de alimentos desde 10 hasta 90 familias, como ahora». Pero lo llamativo de esta despensa es que las familias juegan un papel activo. No se limitan a esperar una cola de gente para recibir alimento: se les ofrece una reunión de bienvenida, se conoce su situación y se les propone participar en la organización de las cestas y los repartos. «Es importante que todas nos sintamos útiles. Como pasó con los desahucios, muchas piensan que la culpa es suya: lo que queremos es eliminar precisamente ese sentimiento».

Cómo colaborar con la Despensa Solidaria de Carabanchel

 

Hasta la llegada de la pandemia, los días de reparto eran los jueves y las donaciones provenían de dos comercios de barrio. «Este tipo de iniciativas tienen que unirnos a las personas cercanas. Ellos nos dan alimento para las cestas y a cambio hacemos divulgación de sus productos». Además, puntualmente se recibían donaciones de asociaciones vecinales, AMPA o personas individuales. Pero la llegada del COVID19 ha aumentado la solidaridad ciudadana: los trabajadores del Metro de Madrid participaron económicamente y un bar abrió sus puertas para ejercer de almacén de alimentos. «Fue impresionante. El barrio se volcó y había colas para donar.» Se habilitó, a su vez, un número de cuenta en el que aportar ayudas económicas para la compra de fruta y verdura ecológica para las cestas, bien de grupos de consumo agroecológico de Carabanchel o acudiendo directamente a los productores ecológicos.

Donaciones de La solidaridad no se cancela para la Despensa de Carabanchel

La solidaridad no se cancela

Existen grupos de personas que se dedican a la recogida de donaciones para destinarlas a despensas solidarias. La solidaridad no se cancela establece esa dinámica de apoyo mutuo: son quienes recogen las aportaciones económicas y las reparten entre las despensas que lo necesitan. Un mano a mano. «Hay muchos trabajos que hacer dentro de una despensa solidaria y no siempre se pueden asumir todos.», explica Javier.

Las instituciones no colaboran económicamente con la Despensa de Carabanchel. «Tampoco queremos esa ayuda. Que no nos den el dinero a nosotros, que se lo den a las familias». Por el momento, el apoyo mutuo entre organizaciones vecinales está cubriendo unas necesidades esenciales. ¿Qué habría ocurrido si no hubieran surgido estas iniciativas? ¿Cuál habría sido la alternativa para quienes no disponían de recursos mínimos? ¿Han sido las ayudas sociales suficientes para abastecer a estas personas?

 

¿Quieres colaborar?

•Como comercio, puedes incluir un cajón solidario en el que tus clientes puedan aportar alimentos o productos de primera necesidad

•Como donante, puedes acudir a los comercios colaboradores o aportar una ayuda económica en el nº de cuenta ES25 3025 0006 2814 3328 2654 a nombre de CARABANCHEL TALLER ABIERTO y con el concepto DESPENSA SOLIDARIA.

 

 

Deja una respuesta