“Magnani Aperta”, el mejor homenaje a Anna Magnani

· ROBERTO MACEDONIO | Madrid ·


Anna Magnani fue una actriz inusual, adelantada a su tiempo. Si echamos un vistazo a su biografía, descubrimos que la musa del cine neorrealista italiano no tuvo una carrera fácil. Sin embargo, fueron su coraje y su espíritu transgresor los que le hicieron alcanzar el éxito. Pero ni siquiera el Oscar hizo a “la Magnani” estar satisfecha con su desordenada vida. Su tormentosa relación con Roberto Rossellini (que finalmente se casó con Ingrid Bergman) la hizo estar siempre en el punto de mira de la prensa rosa menos respetuosa. Pero Rossellini volvió en los últimos días de Anna. El director se divorció del “iceberg sueco” (como versa en el libreto de Magnani Aperta) para regresar con el amor de su vida, que murió a los 65 años en Roma a causa de un cáncer de páncreas.


La actriz Arantxa de Juan es la creadora de Magnani Apertauna representación teatral de los últimos días de la musa italiana. De Juan ha querido apostar por algo bastante inusual. Sus dificultades para encontrar un teatro que se adaptara a lo que requiere el libreto la hicieron adaptar su propia casa. Allí mismo interpreta a Anna Magnani ante unas 20 personas de público. Esta innovadora y arriesgada idea que nació para un mes, lleva ya un año prorrogándose. Así, está regalando al público una experiencia sensacional que te traslada de lleno a la Roma de finales de los 60.

Mímesis sobrenatural

La mímesis que se produce en el espacio escénico (entre la casa de Arantxa y la que lo fue de Magnani) es casi sobrenatural. Entras en el dormitorio del enorme y bello piso donde se lleva a cabo esta experiencia y verdaderamente ves tumbada sobre la cama a Anna Magnani. Se levanta, abre la ventana y canta a Roma. Sabes que estás en Madrid, pero desde luego, ves Roma. Te conviertes en un testigo pasivo de la vida de una actriz de puertas para adentro: miedos, preocupaciones, pasiones… Todo lo vives con ella. Verla sentir la vida con tanta pasión en el salón donde tú mismo estás sentado te hace querer compartir cada momento con ella, entrando en un estado de susceptibilidad que da pie a la catarsis.

Arantxa de Juan en el papel de Anna Magnani (‘Magnani Aperta’). Fotografía: Gonzalo Mayoral.

Esa es parte de la magia y el éxito de Magnani Aperta. Pero sin lugar a dudas, la magistral interpretación de Arantxa de Juan es lo que hace que definitivamente te sientas casi parte de la vida de la actriz. Además, el texto escrito por la propia intérprete, lleno de guiños a la realidad social y política de aquellos años, demuestra un profundo trabajo de documentación.

Magnani Aperta experimenta con nuevas formas de lenguaje teatral, llevando el arte a una experiencia mucho más íntima y conmovedora. No hay pomposidad, no hay efectos ni ficción. Lo que hay, por encima de todo, es verdad. Eso es Magnani Aperta porque, siendo fiel a Anna Magnani, es un espectáculo muy cercano al público, lleno de realidad. Como su vida misma.    

* Fotografía de portada: Ana Romero

Deja un comentario