Mago Karim: “La magia es una manera de conectar con la otra persona”

· ROBERTO MACEDONIO | Madrid ·

En el Restaurante La Clave nos atiende Mago Karim. Allí, cada jueves por la noche deleita a los comensales con magia de cerca. Se trata de una experiencia que te permite vivir la magia por completo, formando parte del espectáculo gracias al talento de Karim y el confort que te ofrece el precioso salón de La Clave. Precisamente estamos sentados en una de sus mesas, con vistas a la céntrica calle Velázquez, en pleno barrio de Salamanca. Mientras degustamos la carta elaborada por el chef Pepe Filloa, llena de sabores tradicionales de toda España, conversamos con Karim sobre lo que siente cada vez que levanta carcajadas e ilusión entre su público. Enamorado de la magia y de la gastronomía, ha fusionado dos de sus mayores pasiones en un espectáculo que va camino de convertirse en el referente de las cenas con espectáculo en Madrid.


Pregunta. ¿Qué tiene de especial el Restaurante La Clave como para querer hacer magia aquí?

Respuesta. Vine a comer y me encantó el sitio: las personas, los platos… Todo. No es solo cómo se come, tiene un encanto especial. Eso es muy importante, que no sea un restaurante más –el maître de La Clave toma nota de lo que vamos a comer durante la entrevista, Karim opta por un plato de merluza–. Como te decía, me encantó el sitio y yo también le gusté a ellos, de modo que fue una cosa muy fluida.

P. Ahora es uno de los magos más importantes de España pero ¿cómo se adentras en este oficio?

R. Empecé en la magia con 8 años porque mi madre tenía una librería. Yo no leía nada y eso la desesperaba. Debajo había un quiosco cuyo propietario era mago. Cada vez que iba a comprar me hacía juegos de magia con las monedas… Cada juego me lo explicaba en la semana siguiente, entonces me dejaba siempre con el gusanillo. Mi padre estaba muy preocupado porque decía: qué hace mi hijo con un señor mayor todas las semanas en un quiosco.

 P. Ahora es usted el que enseña a las nuevas generaciones…

R. Soy profesor de la escuela de Ana Tamariz. Me gusta mucho dar clase porque la gente que empieza me transmite mucho entusiasmo.

P. ¿Es un hándicap para la magia que todo esté explicado en Internet?

R. La información hoy en día está por todos sitios, como dices cualquiera puede ver lo que quiera en Internet. Pero tu interés es lo más importante. Eso es lo que hace, junto con la pasión, que de verdad aprendas magia. La pasión te hace querer aprender.

P. ¿Usted cómo enseña?

R. Bueno el proceso es un poco autodidacta. Tienes que meter tu estilo en lo que estás haciendo. Se trata de crear juegos nuevos que no aparezcan, volviendo a la pregunta anterior, en Internet. Yo creo mi propio material y, sobre todo, mi estilo de hacer las cosas.

Mago Karim (izquierda) junto con Ainhoa Guitérrez, asistente de dirección del Restaurante La Clave, durante la entrevista.

P. Y dentro de su estilo está el sentido del humor… Es al mismo tiempo un mago que hace monólogos y un monologuista que hace magia. Eso lo demuestra en La Clave.

R. Intento mezclar las dos cosas a partes iguales. Muchas veces digo que no soy el mejor mago del mundo, tampoco el mejor monologuista, pero la mezcla creo que es muy buena. Esa mezcla funciona.

P. Acostumbrado a los grandes escenarios ¿le gusta hacer un espectáculo tan íntimo y cercano como el de Restaurante La Clave?

R. Sí, poder hacer magia a 30 centímetros de la gente es maravilloso porque ves el rostro de cada persona. Cuando notas sus reacciones de sorpresa te das cuenta de lo bonito que es lo que haces. Es como si un director de cine pudiera ver las reacciones que una sala tiene ante su película.

P. ¿El escenario le ciega?

R. Exacto. No ves más allá de cuatro filas. Lo que sí que percibes es la energía. Notas lo que te está dando la gente de manera muy fuerte.

P. Este espectáculo tiene muchísima identidad. ¿Es eso lo más importante?

R. Sí. Para mí lo más importante es la persona que haga la magia, es decir, cómo le pones tu propio sello. El juego es lo de menos.

Algunos de los platos que acompañaron la entrevista | Entrante, alcachofas (izquierda); y primer plato, solomillo.

P. ¿No es el qué sino el cómo?

R. Claro. En los espectáculos hay un autor y muchos intérpretes. Lo que diferencia a unos de otros es lo que pongan de personal en eso.

P. ¿Qué pone usted?

R. Mucho amor. Pongo mucha pasión en las cosas que hago. No trabajo con una intención de lucimiento personal. La magia para mi no es un lucimiento, es una manera de conectar con la otra persona.

P. Pero después también tiene que desconectar del público… ¿Eso lo lleva bien?

R. Bueno, te quedas con una sensación de vacío. Es como cuando tienes grandes invitados en casa, con los que te lo pasas muy bien y, de repente, se van. Pues yo vivo eso continuamente con mucha gente. Es un altibajo emocional que produce un choque, como dejar de ver a un ser querido. Algo un poco difícil de explicar. Incluso algunos artistas caen en depresión y necesitan beber porque, es verdad que recibes mucho cariño durante un momento determinado y, de repente, todo eso se va.

P. Imagino que eso se intensifica en las distancias cortas, como ocurre en su espectáculo de La Clave ¿Eso le intimda?

R. Hace que el público perciba una cercanía que, efectivamente, incluso me intimida un poco. Mucha gente de hecho me habla como si me conociera.

P. ¿Le gusta estar rodeado de gente?

R. Yo en mi vida soy una persona muy solitaria. Para mi actuar es algo terapéutico. Fuera del personaje me gusta estar solo, aprecio mucho el silencio. Un ejemplo: cuando viajo no me importa comer solo. Eso es algo que a la gente le sorprende. Por cierto estas croquetas están buenísimas.

P. ¿Crea en soledad?

R. Claro. Primero pienso en qué quiero contar. A partir de ahí construyo el texto y luego -le retiran el plato- construyo el guion… Después diseño los juegos de magia, la estética… Todo. En lo que siempre pienso es en hacer juegos que generen una experiencia única para la persona. Que digan: me hizo juego que…

P. En los Teatros Luchana sigue con Solo para adultos. En ese espectáculo acabas en paños menores… ¿De quién fue la idea?

R. Mía. Me resultó muy curioso porque yo estoy casado. Un día le dije a mi mujer que acabaría el espectáculo desnudo. Eso es un impacto, pero desde el primer momento me dijo que adelante. Al principio ella no entendía el por qué pero, ahora que lo ha visto, se ha dado cuenta de que no es algo mal hecho. Es un desnudo que podría ver mi abuela. Está hecho con naturalidad.

P. Además está funcionando muy bien, no dejan de prorrogarlo… ¿Hasta cuando va a estar en los Luchana?

R. Hasta el 7 de abril estaré haciendo Solo para adultos y, del 21 de abril al 2 de junio, Camino de risas, que también es para mayores.

P. Pero no se olvida de los más pequeños, porque el 25 de febrero estarás en Kinepolis Live.

R. Sí, y los días 17 de marzo y el 21 de abril también. Ese es un espectáculo para niños.

P. ¿Es más difícil el público infantil?

R. Sí. Para un niño un mago es alguien que puede volar, que tiene poderes. No se sacian nunca. Además ten en cuenta que hoy en día los niños tienen muchos estímulos y la capacidad de atención está muy reducida. Pueden atender 20 minutos… Es complicado. Me vuelvo un poco niño.

P. Y en Restaurante La Clave consigue que los adultos se conviertan en niños.

R. Pasa una cosa con los adultos: que tenemos mucha idiotez metida. Un adulto es como si temiera mostrarse ilusionado ante algo nuevo. Los mayores se hacen un poco los duros. Pero no, hay que aflojarse.

P. ¿Es duro no poder tener días malos?

R. En esos casos lo mejor es ser honesto y decirlo. No directamente, pero sí compartir la verdad con el público, con lo que está pasando. Ser honesto tiene que ver con que, si yo tengo un mal día, a lo mejor no me puedo ir a un determinado nivel de alegría durante el espectáculo. Tengo que jugar con mi estado de ánimo. La verdad funciona porque, la gente viene a ver personas.

P. ¿También a la hora de volver a un restaurante como, en este caso La Clave?

R. Si alguien viene al restaurante muchas veces no es solamente por la comida. Y si alguien me viene a ver a mi, no va a ser solo por los juegos que haga. Esa es la clave de todo.

* Fotografía: Marta Ruíz Soto.


RELACIONADO | Karim fusiona la magia con la gastronomía

La magia está… ¡para comérsela! Mago Karim protagoniza el primer ciclo de cenas mágicas de La Clave (Calle Velázquez, 22) todos los jueves del 1 al 22 de febrero. El mago y cómico de moda en Madrid deleita a los comensales con magia de cerca y micromagia mesa por mesa, sólo a 15 centímetros de sus ojos. Cartomagia y mentalismo completan su comedia mágica, cargada de la canalla pero elegante vis cómica del asturiano. En Clave de magia con… aúna ilusionismo y gastronomía gourmet en pleno barrio de Salamanca. LEER MÁS

One Reply to “Mago Karim: “La magia es una manera de conectar con la otra persona””

  1. Yo le vi en los Luchana!! Es brutaaaal

Deja un comentario