Marea Violeta Sanlúcar denuncia la publicidad sexista del Parque Comercial Las Dunas

Ante la imagen publicitaria emitida por el Centro Comercial Las Dunas de Sanlúcar de Barrameda como reclamo para las rebajas, de alto contenido sexista, Marea Violeta Sanlúcar quiere acentuar su más rotundo rechazo y denuncia.

Como asociación que lucha, entre otras cosas, por erradicar los estereotipos de género y el sexismo inherente en ellos, los cuales conforman la raíz de la violencia de género, Marea Violeta se siente el deber moral y la obligación de llamar a la cordura y pedir al centro Comercial Las Dunas que retire de inmediato su hiriente publicidad.

Publicidad del Parque Comercial las Dunas

Como se puede observar, en ella aparece una menor de edad vestida de adulta, con expresión alicaída, como reclamo publicitario, vulnerándose así los derechos de Protección del Menor. Los/as  menores deben estar protegidos de ser objetos o sujetos en imágenes comerciales que fomenten situaciones de sexualización y discriminación de género. De este modo el centro comercial atenta sobre varios aspectos. Por un lado, y como ya hemos indicado, se atenta contra la libertad de la infancia, cosificando elementos fundamentales de esta etapa vital y anulando las libertades de las niñas con vestimentas y atributos basados en el adultocentrismo capitalista, haciendo tambalear el derecho a la infancia de las niñas, a quienes la moda occidental hipersexualiza cada vez más. La menor se convierte así en un reclamo u objeto publicitario, en esta sociedad donde desgraciadamente abunda el proxenetismo, la trata de niñas y la violencia patriarcal hacia las niñas y mujeres.

Por otro lado, la menor aparece cargada de bolsas de la compra, representada de manera ridícula y denigrante, con tacones y collar enormes, y con un rostro que, precisamente, no destaca por su bienestar. Y no es para menos ya que, claramente, la imagen representa la presión que ejerce la moda y el capitalismo sobre el cuerpo y la vida de las mujeres: las exigencias de la moda, la estética, las compras relacionadas con las tareas cotidianas y los cuidados del hogar… La superwoman. Todo ello recae de una manera, si cabe, más destacada aún sobre los hombros de las mujeres, formando parte de su doble y triple carga laboral. Así se encarga el capitalismo de fomentar modos de vida insatisfactorios, con estándares de belleza y de moda inalcanzables y tortuosos. Para el modelo capitalista todo este desasosiego lo podremos solventar momentáneamente consumiendo en centros comerciales, como el de este anuncio.

Y como asociación feminista, Marea Violeta se planta ante este modelo de consumo que tanto perjudica al planeta y a las mujeres de todo el mundo; a las occidentales que consumen y explotan, y a las de terceros países a quienes sobreexplotan y que sobreviven en fábricas que a veces se derrumban sobre sus cabezas. Marea Violeta aboga por sociedades sanas, alejadas de dichas exigencias y devenires consumistas. Debemos trabajar por fomentar un consumo no sexista, sostenible, de principios sanos y alejado de la explotación y destrucción de la naturaleza.

Realidad social

Es evidente que este tipo de imágenes no se limitan a ser un reflejo de la realidad social, sino que de modo sutil o indirecto contribuyen a configurarla. Además, el rol femenino en ellas tiene la función ideológica de mantener una imagen femenina vinculada con la redefinición real de los roles de género. De este modo se reconoce una imagen donde la mujer-niña es representada como objeto, con rasgos más estereotipados que en el caso de la publicidad para/hacia los hombres, portando el clásico estereotipo de las ‘Mujeres consumidoras’. De este modo el discurso narrativo publicitario, como el que se desprende de esta imagen, constituye en nuestro sistema económico un instrumento de difusión de cultura de masas que se ha revelado como uno de los agentes de socialización cultural más eficaces en la construcción de modelos sociales, siendo por ello un hábil y disfrazado instrumento de poder.

Marea Violeta Sanlúcar, por tanto, exige al Centro Comercial Las Dunas la eliminación inmediata de esta publicidad. En caso contrario, no descarta denunciar este hecho en FACUA y en el Observatorio Andaluz de la Publicidad No Sexista dada la gravedad inherente en la comercialización de esta imagen sexista de una menor. Y, por otro lado, llama a la responsabilidad de los padres y madres que prestan y exponen a sus hijas/os menores a estos insalubres actos, en los que se usan a las/os menores como mercancía sexista y sexualizada. Es importante que tengan en cuenta que estos actos son susceptibles de ser llevados ante la Fiscalía de Menores. También instamos a los/as consumidores/as a ser conscientes de lo que se compra y a boicotear a quienes perpetúan estereotipos.

Deja un comentario