¿Qué pasa con los tests?

¿Qué tipos de tests existen?¿Se están poniendo en marcha?¿Se han aprobado los tests rápidos diseñados por la UPV/EHU?


La situación actual con los tests puede ser entendida si comprendemos, en primer lugar, los tipos de pruebas que pueden llevarse a cabo para detectar la presencia del virus. Estos pueden localizar la existencia del virus por la presencia del material genético del mismo, por la presencia de las proteínas que envuelven dicho material genético, o a partir de los anticuerpos producidos por el paciente. Los dos últimos proporcionan resultados más rápido pero la fiabilidad es mucho menor.

Las PCR serían el primer método, con el objetivo de detectar el material genético del virus. Es el más fiable. ¿Qué ocurre? Que la primera fase (extraer ARN del virus), en grandes laboratorios donde reciben muchas muestras, la llevan a cabo máquinas automatizadas que necesitan kits comerciales. ¿Cómo funcionan? Digamos que los kits vienen con un protocolo que indica el proceso a seguir para, mezclándolo con la muestra, obtener un resultado. Estos están diseñados normalmente para máquinas robot.  Investigador@s de la UPV/EHU han diseñado un sistema que consiste en desmenuzar estos kits y en hacer el proceso manualmente. La fiabilidad es del 93%, con un coste no superior a 15€ y, con todos los recursos de Euskadi puestos en marcha, una capacidad para realizar 10.000 tests diarios. Con los medios únicamente de la UPV, se podrían llevar a cabo entre 500 y 1.000 test al día. Además, no habría desabastecimiento ya que los reactivos necesarios son comunes en la mayoría de laboratorios. Estos tests alternativos indican tanto el positivo/negativo como la carga viral del paciente en caso de positivo.

El pasado 16 de abril, el Instituto de Salud Carlos III de Madrid validó estos tests. ¿Por qué no pueden ponerse todavía en marcha? Por el momento, tanto la UPV/EHU como Osakidetza, permanecen a la espera de una validación clínica que permita probar dichos tests en pacientes infectados. Es decir, faltan acreditaciones que, seguro, no tardarán en llegar.

Y, desde la ignorancia, me pregunto…¿Por qué los medios de comunicación no dedican más espacio a este tipo de información?¿No es lo suficientemente relevante que un equipo de investigadores vascos hayan diseñado unos tests alternativos?¿No sería más eficaz poner todos los intereses en validar este método y facilitar el diagnóstico de positivos lo antes posible?¿Es conveniente seguir recurriendo a países extranjeros para obtener tests?¿Cuándo podrán ponerse en marcha estos tests a nivel estatal? Empecé escribiendo este artículo con preguntas. Lo termino de la misma manera. No sé si porque no comprendo la falta de información respecto a este tema o porque soy exigente con las respuestas. Es probable que ambas. De lo que no dudo es de la necesidad de aportar soluciones reales a una sociedad que lleva más de un mes encerrada en casa. Y, aunque lo desconozco, es posible que los tests alternativos de la UPV/EHU sean el primer paso.

Deja una respuesta