CaixaForum Sevilla presenta «Andalucía en el imaginario de Fortuny»

Mariano Fortuny, uno de los pintores españoles más importantes del siglo XIX, llega a CaixaForum Sevilla a partir de sus extraordinarios dibujos


Andalucía en el imaginario de Fortuny es una exposición producida por la Obra Social «la Caixa», el Patronato de la Alhambra y Generalife y el Museu Nacional d´Art de Catalunya que reconstruye la fascinación que el artista sintió por Andalucía y en especial por la Alhambra tras su estancia en la fortaleza nazarí entre 1870 y 1872.

La muestra está formada por un total de 133 obras, la mayor parte dibujos y bocetos realizados por Mariano Fortuny durante su estancia en Andalucía entre 1870 y 1872, complementados por algunos de sus oleos más representativos de esa etapa. Una docena de instituciones de prestigio nacional e internacional como el Museo del Louvre, Museo de Orsay, Palacio Fortuny de Venecia, MNAC, Biblioteca Nacional, Museo del Prado y Museo Goya de Castres, así como un importante número de coleccionistas privados han cedido obras para esta exposición.

Comisariada por Francesc Quílez, llega a CaixaForum Sevilla tras su exhibición en la Alhambra de Granada y CaixaForum Zaragoza. Fortuny ya era un pintor de gran prestigio a su llegada a Andalucía. Sin embargo, se adentró en Granada con la idea de buscar un espacio y un tiempo para la redefinición de su propia pintura, protagonizada hasta entonces por temáticas costumbristas, denominadas de casacón, y que le habían reportado una gran fama, pero de las que el artista de Reus empezaba a renegar. En Granada encontró la inspiración que buscaba y quedó fascinado por los callejones de la ciudad, el descubrimiento de la Alhambra, el interés por el pasado árabe, la pasión coleccionista y el gusto por lo oriental.

Andalucía representa para Fortuny una inspiración orientalista donde encuentra los escenarios para la renovación de su pintura, el contexto que le ayuda a reiniciar su andadura creativa. A partir de este momento, su obra contiene referencias a la ciudad, sus paisajes y recorridos urbanos protagonizados por curiosos personajes de la época. Pinturas de la importancia de La matanza de los abencerrajes, La Maestranza de Sevilla o Los marroquíes, entre otras, pertenecen a esta etapa creativa, una de las de mayor crecimiento de su trayectoria.

Durante su estancia granadina nació su hijo Mariano, cuyo bautizo se celebró en la Alhambra, como muestra la foto de toda la familia Fortuny-Madrazo delante de la fachada del Palacio de Comares. Aquí recibió la visita de gran número de artistas y amigos de su círculo como los Madrazo, Martín Rico o Moragas, pero también artistas europeos como Clairin, Regnault o Benjamin Constant y a todos ellos les transmitió su interés por el orientalismo que representaba la Alhambra como etapa tardía del Grand Tour.

Deja una respuesta