¿Quién está matando a los lobos de Asturias?

Desde el pasado día 15 de septiembre el Gobierno del Principado de Asturias permite que los cazadores realicen batidas de lobos para erradicar a la especie de un tercio del territorio asturiano. La organización WWF ha denunciado ante la Fiscalía de Medio Ambiente esta medida que considera «indiscriminada, retrógrada e ilegal». Además, ha solicitado la paralización cautelar de las batidas autorizadas para mañana en el centro de Asturias «ya que el daño causado –la muerte de los ejemplares- sería irreversible», aseguran desde WWF.

Según la orden del gobierno de Javier Fernández aprobada el pasado día 15, los cazadores pueden solicitar un número ilimitado de batidas de lobos en las zonas de “presencia esporádica” de la especie, ya se han autorizado las primeras en los municipios de Candamo, Las Regueras e Illas, en el centro de Asturias.

Ilegal

La caza del lobo se desarrolla en esas zonas “permanentemente sin limitación de cupo”, una medida indiscriminada que supondrá la muerte de cualquier ejemplar –machos, hembras, jóvenes, adultos, cachorros… – y en cualquier momento del año, sin ni respetar la época de cría. Se trata de una medida que WWF ha tachado de «ilegal e injustificada» y por ello ha enviado una denuncia a la Fiscalía de Medio Ambiente y ha solicitado la paralización cautelar de las batidas.

Lobo © Ramón Carretero

“Autorizar batidas de lobos a manos de cazadores particulares, con el objetivo de erradicar a la especie de regiones enteras de Asturias, es un despropósito y un regreso al pasado. Volver a tratar al lobo ibérico como una alimaña a extinguir, como se hacía a mediados del siglo pasado, es impropio de una sociedad que se dice civilizada”, ha asegurado el secretario general de WWF España, Juan Carlos del Olmo.

Según el plan de gestión del lobo aprobado por el Principado de Asturias, las batidas de lobos por parte de particulares podrán autorizarse en “circunstancias excepcionales y elevado número de daños”. Sin embargo, según los datos recogidos en el propio documento, los daños de lobo en Asturias no han dejado de bajar desde 2014, y apenas suponen un 0,4% de la renta agraria regional. Este año, los daños declarados al Principado y a Agroseguros se han reducido hasta un 40%. Los propios datos del Principado sobre daños al ganado invalidan las “circunstancias excepcionales” de la medida.

“Es injustificable permitir y alentar la erradicación de una especie protegida de un tercio de Asturias por la ‘alarma social’, como ha mantenido estos días el Gobierno del Principado”, ha añadido Juan Carlos del Olmo, quien pide a Javier Fernández que rectifique, desautorice las batidas a manos de cazadores e impida este «gravísimo retroceso en las políticas ambientales de Asturias».

Fotografía destacada: Lobo © WWF

Deja una respuesta